Maspalomas cuelga el cartel de lleno